Construyendo fuerza y resistencia en individuos y familias.

El aprendizaje comienza mucho antes de que un niño empieza el kínder. El programa de Servicios de Infancia Temprana de Los Servicios Familiares de Sunbeam es un líder en la educación infantil, preparando a los niños y sus familias, de recién nacidos hasta los cinco años, para entrar al kínder con las habilidades necesarias para estar listos para la escuela y la vida.

Los estudios demuestran que el aprendizaje temprano fortalece las habilidades verbales y matemáticas de un niño, los prepara socialmente para interactuar con los demás, les enseña habilidades de autorregulación y apoya el desarrollo de su potencial _MG_0803completo. Sunbeam ayuda a las familias que normalmente podrían tener dificultad para tener acceso a programas de aprendizaje y de atención temprana de alta calidad, proporcionando programas a domicilio y de todo el día, todo el año de forma gratuita.

Además de la educación, las familias son asignadas a una persona que les ayude a resolver problemas, localizar recursos necesarios dentro de la comunidad y establecer y alcanzar metas individuales. Además, los niños que forman parte del programa de Servicios de Infancia Temprana de Sunbeam tienen acceso a servicios gratuitos médicos, dentales, de salud mental y apoyo familiar. Para mejor ayudar a nuestras familias, apoyamos y nos asociamos con programas de infancia temprana en toda el área metropolitana, incluyendo a Oklahoma City Educare, el Centro de Desarrollo Infantil Bilingüe de Tony Reyes y el Centro de Infancia Temprana de la Escuela Alternativa Emerson, por nombrar sólo unos pocos.

Si desea ver la lista completa de las escuelas, visite encuentre una escuela.

“A nuestro hijo le encantó su tiempo en el Centro de Desarrollo Infantil Bilingüe de Tony Reyes. Él estuvo allí a partir de seis meses de edad hasta que se graduó a los cuatro años. Él empezó pre-kínder este año y sus profesores han dicho que él estaba más que listo para comenzar. Él sabe cómo expresarse bien, se sabe las formas y colores, y aunque él no habla español, porque no lo hablamos en la casa, lo entiende por completo. Cuando él empezó en Tony Reyes, clasificamos para que asistiera gratis, pero mientras fue creciendo nuestras circunstancias cambiaron y pudimos pagar. Pudimos haber ido a otros lugares que eran más baratos, pero sabíamos que Tony Reyes era el mejor lugar para él. Se le ha preparado completamente, académicamente y socialmente, para la escuela.” – Bronson Caldwell, padre de Cashius, edad 5 años